¿QUÉ ES ESO DE LOS CHAKRAS?

Muchos de mis pacientes, cuando vienen a consulta, especialmente cuando inician la terapia de Reiki, me preguntan qué es eso de los chakras. Con este artículo espero resolver algunas de las dudas. Parto de la base de que todos reconocemos que tenemos un plano energético, que puede enfermar al igual que nuestro plano físico.
Nuestro cuerpo tiene una serie de centros de energía, mayores y menores, a través de los cuales se distribuye esa energía universal de la que todos estamos formados. No somos un saco de nervios, órganos vitales, huesos y piel… aunque nuestros ojos no puedan ver más allá. Siempre pongo el mismo ejemplo, aunque sea un poco oscuro, pero me parece el más fácil de entender: en el instante mismo de la muerte, nuestro cuerpo está formado por la misma estructura atómica que momentos antes del fallecimiento. Sin embargo, la masa por sí misma no es capaz de funcionar. Para que funcione y lo haga en forma ordenada, se necesita de la presencia de la energía, de esa energía vital, que no viene sólo dada por el latido de nuestro corazón. Pues bien, esta energía fluye a través de una serie de canales. Y entre estos canales, hay unos centros distribuidores de esa misma energía, cuyo flujo no se detiene, al igual que nuestro corazón bombea continuamente para distribuir la sangre por todo nuestro organismo: los chakras.
La palabra “chakra” significa rueda, vórtice. Pues bien, los chakras juegan el mismo papel que el corazón, sólo que son varios, y cada uno se encarga de un plano diferente, estando a su vez absolutamente relacionados entre sí. Por lo tanto, los chakras son nuestros centros energéticos, nuestras ruedas de distribución, y se ven afectados por todo lo que nos va ocurriendo a lo largo de nuestras vidas, tanto a nivel físico, como emocional.
Chakras 2Como he indicado, existen chakras principales y secundarios. Tenemos 7 chakras principales: raíz, tamdem, plexo solar, corazón, garganta, tercer ojo y corona. No voy a entrar en sus nombres originales porque mi objetivo es que los localicéis fácilmente. Cada uno de ellos, está asociado a unas condiciones emocionales o espirituales y a unas afecciones físicas también. En cuanto a las físicas, nos podemos guiar simplemente por su ubicación, aunque en ocasiones una sintomatología se pueda presentar muy lejos de donde está la raíz del problema (en el caso de la terapia con Reiki no es importante porque la sesión abarca la totalidad de nuestro circuito energético). En principio, si sufro malas digestiones, lo normal es que el chakra tándem, se vea afectado. Vamos a pararnos en la parte emocional de cada chakra:
1.- Chakra Raíz: está ubicado en la base de la columna, su color es el rojo y su elemento es la tierra. Este chakra es el que nos conecta con la tierra, y apunta hacia abajo. Se cierra en persona que quieren aislarse del mundo, que no están bien con el planeta, con lo que les rodea. Está relacionado con el mundo material, con el dominio del cuerpo físico, la individualidad, y en definitiva con nuestra forma de relacionarnos con la tierra. Cuando está cerrado, la persona se encierra en sí misma, está insegura, siente soledad, y está preocupada por su supervivencia física.
2.- Chakra Tándem: ocupa desde el ombligo hasta el bajo abdomen, su color es el naranja, y su elemento es el agua. Está relacionado con la procreación, ya que es el centro de la energía sexual y es el que controla la fertilidad. Es el chakra del amor sexual y pasional, pero también el de la asimilación de los cambios y la asimilación del alimento, la tolerancia, la entrega, la generosidad. Cuando está cerrado la persona busca gratificarse excesivamente con la comida y el sexo, tiene un comportamiento irritable, aparecen celos y envidias y afán de posesión.
3.- Chakra Plexo solar: está ubicado sobre el ombligo, por debajo del pecho, su color es el amarillo y su elemento es el fuego. Es el centro del poder y la sabiduría, y el centro de las emociones más personales. Controla la voluntad, el poder personal, el autocontrol, el nivel de iluminación. Cuando está cerrado la persona siente ira, miedo, odio, depresión, ansiedad. Son personas que toman más de lo que pueden asimilar y utilizar (hiperactividad). Este chakra sufre con los sustos (¿A dónde lleváis las manos cuando os dais un susto?). Se recarga con la energía solar, lo cual es muy importante, ya que es uno de los chakras que más se debilitan con el paso de los años.
4.- Chakra Corazón: está ubicado en el centro del pecho. Su color es el verde y su elemento es el aire. Preserva la fuerza vital, y es el gran distribuidor de la energía, al ser el central. Está relacionado con el amor incondicional, la capacidad de perdón, la aceptación, el respeto y la compasión. Si no se encuentra equilibrado puede indicar represión del amor, inestabilidad emocional, incapacidad de amar, sensación de ser atacado, pena hacia sí mismo… Este chakra puede hacernos ver la realidad tal y como es, o por el contrario, totalmente distorsionada. Es muy común que esté cerrado, ya que aquí van quedando los traumas que vamos experimentando.
5.- Chakra Garganta: como su propio nombre indica está en la garganta, su color es el azul cielo y su elemento es el éter. Su función principal es la comunicación. Cuando este chakra funciona correctamente, estamos abiertos a la creatividad, sinceridad, a tener poder de palabra y facilidad para expresarnos. En cambio, ante bloqueos, aparecen problemas de comunicación y habla, conocimiento mal utilizado o expresado, sensación de enclaustramiento y falta de deseos de cambiar.
6.- Chakra Tercer Ojo: es el chakra de la visión espiritual. Está ubicado en el centro del a frente, entre las cejas. Su color es el azul oscuro, y su elemento es la luz. Es el centro de la intuición, la clarividencia y la voluntad. Las personas que lo mantienen equilibrado tienen una gran intuición, discernimiento y clarividencia. Se concentran con facilidad, trasmiten serenidad, y tienen un gran conocimiento de su propio ser. Si no cuidamos el tercer ojo aparecerán problemas de concentración, miedo, cinismo, desorientación, confusión… no saber a dónde vamos, ni por donde vamos.
7.- Chakra Corona: se encuentra en la coronilla, apuntando hacia arriba, conectándonos con el universo. Color violeta y ligado a la voluntad y los pensamientos. Es el encargado de unificar las actividades espirituales. Está relacionado con la sabiduría divina, la percepción más allá del espacio y el tiempo, la iluminación. Equilibrado en personas desinteresadas, idealistas pero realistas, que irradian felicidad sin límites y trabajan continuamente su interior. Cuando se cierra o desequilibra hay falta de inspiración, confusión, poca disposición para servir, orgullo, cambios constantes de humor y sensación de ser una víctima de las circunstancias.

Cada uno de estos chakras puede estar en desequilibrio tanto por exceso como por defecto, y no sólo es importante la cantidad de energía que manejemos, sino que más importante aún, es el cómo la gestionamos. En ocasiones la falta de energía en uno de nuestros chakras obliga a tirar de la energía que es capaz de acumular otro, disparándolo y provocando el desequilibrio. Otras veces tenemos la energía suficiente, pero simplemente no somos capaces de canalizarla, la malgastamos, o simplemente no la gastamos… Aparecen bloqueos, nudos, que se manifiestan de manera emocional o de manera física en el individuo. Reiki ayuda a dar ese equilibrio a nuestros centros energéticos, moviliza, estabiliza, aporta o suaviza la energía vital. Si conseguimos armonizar cada uno de nuestros chakras, conseguiremos armonizar también nuestro día a día.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>