Oligoterapia

Los Oligoelementos (OE) son los elementos químicos que están presentes en concentración igual o inferior al 0,001% del peso del cuerpo humano, y que son esenciales, indispensables e imprescindibles para el buen funcionamiento del organismo, estando su importancia no en la cantidad disponible en uso, sino en su calidad reactiva, en su formidable potencial energético.

La función más importante de los OE es hacer que la enzima funcione. Las enzimas son moléculas de naturaleza proteica que catalizan reacciones químicas. Cada enzima posee su centro catalítico, y se hace valer de los OE para funcionar. Por lo tanto, la ausencia de un OE en las condiciones fisioquímicas adecuadas, hace que la enzima falle, y por lo tanto falle la célula. Una sola enzima actúa en muchos procesos, por lo que presentaremos numerosos síntomas, que, si no son resueltos a tiempo, pueden derivar en una patología.

OligosLos principales oligoelementos son el Zinc (regulador hipofisiario), Selenio (previene el envejecimiento), Azufre (desensibilizador universal, hepático), Potasio (regulador hídrico), Magnesio (regula la conductividad nerviosa), Cobre (antiinflamatorio y antivírico), Fósforo (regulador de la excitabilidad muscular), Litio (ansiedad, depresión…), etc… Sus diferentes combinaciones nos permiten ayudar al organismo a combatir todo tipo de disfunciones.

PRINCIPALES FUNCIONES DE LA OLIGOTERAPIA

La oligoterapia está indicada principalmente en casos de enfermedad funcional, donde la lesión aún no está establecida:

– Todas las infecciones: víricas, bacterianas o por hongos.
– Procesos inflamatorios.
– Alergias de cualquier naturaleza.
– Distonías neurovegetativas (sistema nervioso autónomo).
– Disfunciones orgánicas (gastritis, estreñimiento crónico…).
– Artrosis.