Homeopatía


UN POCO DE HISTORIA
La Homeopatía es una teoría médica creada por Christian Samuel Hahnemann a principios del siglo XIX. Antes de explicar cómo creó la doctrina, debemos saber que mucho tiempo atrás, Hipócrates (460-377 a.C.) afirmaba que había dos maneras de curar: por los contrarios (sustancias que quitan el dolor de cabeza) y por los semejantes (sustancias que provocan síntomas semejantes a los de las propias patologías). Paracelso (1493-1541), conocía esta dualidad, y curaba la diarrea con dosis infinitesimales de eléboro, sabiendo perfectamente que el eléboro provoca diarrea. Afirmaba: “Igual que la enfermedad nace de la salud, la salud nace de la enfermedad”.
HahnemannSamuel Hahnemann, nacido en 1755 en Alemania, estudió Medicina y Química. Se casó con la hija de un farmacéutico, obteniendo un gran conocimiento de la farmacopea de la época. Decepcionado con las prácticas médicas de entonces, y movido por la teoría hipocrática de la cura por los semejantes (“similia similibus curantur” – lo similar cura lo similar), sintió la necesidad de controlar el efecto de cada medicamento en los hombres sanos. Comenzó a experimentar consigo mismo y con sus pacientes, administrando diferentes dosis de quina, ipecuana, y otras sustancias farmacéuticas. Con sus observaciones, creó la Ley de Similitud, que dio origen a la Homeopatía: la posibilidad de curar enfermedades con unas sustancias capaces de provocar, en un hombre sano, un conjunto de síntomas semejantes a los que presentan las enfermedades naturales, y capaces de sanar al individuo que presenta la enfermedad.
A pesar de las críticas recibidas por médicos y farmacéuticos, Hahnemann continuó con sus experimentos, ya que obtenía buenos resultados que le llevaron a tener cada vez más seguidores. Sus detractores, consiguieron que la Homeopatía fuera prohibida en Austria, Hungría y Prusia, y Hahnemann se retiró a Kothen con el objetivo de ordenar sus ensayos clínicos, y de formar a sus discípulos. Tras la cura (calificada de milagrosa) de una mujer parisiense, que había sido desahuciada por la medicina oficial, Hahnemann se traslada a París, y ayudado por esta paciente, conquistó rápidamente la capital, obteniendo algunas curas espectaculares. Falleció en 1843 dejando publicadas numerosas obras que han permitido la continuidad de su doctrina.
Constantin Hering (1800- 1880), introdujo la Homeopatía en EEUU, además de descubrir nuevos remedios de gran importancia. El médico estadounidense James Tyler Kent (1849-1916) también hizo su aportación publicando un gran repertorio de medicamentos homeopáticos. En España fue Constantino Horatius, médico de Fernando VII, quien introdujo la Homeopatía. En la actualidad, cada vez son más las personas que recurren a la Homeopatía, e incluso la práctica se ha extendido al campo de la Veterinaria.


¿QUÉ ES LA HOMEOPATÍA?
Hasta ahora, tenemos claro que la Homeopatía es una doctrina médica basada en la Ley de Similitud, que expresa que un remedio, que en un individuo sano provocaría una enfermedad, en un individuo enfermo, la curaría. Esta ley provoca en el organismo una reacción para su curación. Podemos explicarlo con un ejemplo: si sufres migrañas, tomarías Belladona, remedio homeopático que también provoca migrañas, pero en dosis infinitesimal, empujará a tu organismo a que ponga en marcha sus propios mecanismos para eliminar esa migraña. Para ello, es necesario que las sustancias empleadas sean administradas en dosis infinitesimales, y diluidas en agua, con el fin de mantener la actividad de dicha sustancia sólo en cuanto a su energía, y eliminar todo riesgo de toxemia.

Es necesario comprender que en Homeopatía, todas las enfermedades son trastornos energéticos, desequilibrios de la energía vital que se manifiestan provocando síntomas. ¿Y qué es la energía vital? Nuestro cuerpo, nuestro organismo en su totalidad, está compuesto por un conjunto de átomos de carbono, hidrógeno, oxígeno, sodio, potasio, etc. Cualquier ser vivo, responde al mismo tipo de composición, y cuenta con una capacidad de funcionamiento conjunto y armonioso entre cada una de sus partes. Cuando un ser vivo fallece, su estructura atómica sigue siendo exactamente la misma que momentos antes de fallecer. Sin embargo, la masa de átomos, por si misma no es capaz de funcionar. Para que funcione, y lo haga de manera ordenada, se necesita la presencia de energía: la energía vital.

Por lo tanto, la Homeomatía trabaja sobre esa energía, en pro del estado de salud del individuo, no intentando suprimir, o tapar los síntomas (curación por los contrarios), sino tratando de poner en marcha a su propio organismo en la búsqueda del equilibrio que haga desaparecer dichos síntomas.
homeopatia 1Existen cientos de remedios homeopáticos sobre los cuales se han hecho numerosos estudios. Cada remedio tiene sus particularidades, ya que, volviendo al ejemplo de las migrañas, no todos los dolores de cabeza son iguales: no todos tienen la misma causa, y no todos se presentan con los mismos tipos de síntomas. La labor del Homeópata, consiste en hacer un profundo estudio del caso, teniendo en cuenta factores que van desde la constitución física del individuo hasta los rasgos más particulares de su carácter, pasando obviamente por las particularidades de su enfermedad. Por ello, es esencial la colaboración del paciente en el momento de la entrevista, especialmente si se trata de enfermedades crónicas, antiguas, que requieren acumular el máximo de información para dar con el remedio más específico.