Fitoterapia

Fitoterapia 1La Fitoterapia consiste en la utilización de las plantas medicinales para prevenir y curar enfermedades. El uso medicinal de las plantas es tan antiguo como la historia de la humanidad. El hombre siempre ha encontrado en la naturaleza su alimento y su salud, y a través de generaciones, hasta nuestros días, se han ido transmitiendo de forma oral una serie de conocimientos que eran útiles para la subsistencia del hombre-animal. El hombre aprendía a distinguir las plantas tóxicas de las comestibles o de aquellas que podían curarle cuando se veía afectado por algún mal.

Los motivos por los que la Fitoterapia continúa desarrollándose son:

– Aumento de la demanda social (mayor aceptación por parte de pacientes)
– Transmisión de conocimientos empíricos
– Desarrollo de nuevas formas galénicas ( titulación de principios activos, para determinar su cantidad mínima necesaria para obtener un efecto terapéutico, de una manera más racional y más efectiva, con el fin de obtener mejores resultados)
– Análisis de la OMS: han visto que la medicina occidental es cara, y comienza a integrarse la medicina tradicional en la moderna, mediante el desarrollo de nuevos programas de salud.
– Mayor aceptación por parte de la medicina oficial.

LA FITOTERAPIAS NO ES UNA MEDICINA, SINO QUE ES UN ELEMENTO TERAPÉUTICO DENTRO DEL SISTEMA MÉDICO.

El uso de la Fitoterapia está justificado porque y para:

– Pacientes polimedicados.
– Medicamentos cada día más agresivos.
– Exigencia social.
– Aumento de la automedicación (mejor hacer con plantas medicinales que con medicamentos).
– Mayor conocimiento químico, farmacológico y clínico (cada vez se hacen más estudios que demuestran su eficacia).
– Mejor control de calidad de las plantas medicinales

Fitoterapia 2

“Mientras el hombre siga buscando la sanación en las sustancias químicas, las plantas seguirán gritando…”

La principal diferencia entre una planta y un medicamento, está en que la planta me permite concentrarla más, aprovechando más cantidad de principios activos, ya que el margen de intoxicación es más amplio. Las plantas son más seguras y menos tóxicas, y los medicamentos son menos seguros y más tóxicos, ya que lo que hacen es potenciar esos principios activos, pudiendo generar más problemas.