EL TÓXICO NUESTRO DE CADA DÍA…

¿Eres de los que va a hacer la compra, y va pasillo por pasillo cogiendo el primer producto de alimentación?, o ¿eres de los que va hacer la compra en busca de productos que realmente sean nutritivos? Si eres de los primeros, hay dos opciones, que a mitad de artículo dejes de leer (por pereza, por no querer complicarte, por falta de amor hacia ti mismo…), o que según vayas leyendo tus ojos se vayan abriendo cada vez más de par en par, y así mismo ocurra la próxima vez que vayas a hacer la compra. Y si eres de los segundos, esto que voy a contar te interesa, porque probablemente leas las etiquetas de los productos y te parezca estar leyendo chino…
La principal herramienta de la Naturopatía, como disciplina cuyo objetivo es mantener la salud, haciéndose valer de lo que la naturaleza pone a nuestra disposición, es la nutrición. Para ser más exactos, la nutrición con criterio naturista. Con todo mi respeto al desarrollo, a la evolución del ser humano, por todas las cosas buenas que ello implica, he de decir, que por otro lado, nos hemos convertido en borregos estresados… Y una vez atrapados por el sistema, empezamos a penalizar… muchos aspectos… pero el que ahora nos interesa es el de la nutrición. Restaurantes de comida rápida, congelados, preparados para microondas… porque no tenemos tiempo, porque no nos gusta cocinar…excusas, y falta de información.
Y así es como la inmensa mayoría llenamos nuestro cuerpo de toxinas (además de las que respiramos, de las que ingerimos con los medicamentos, en el agua…). Los principales tóxicos que podemos encontrar en los productos alimenticios son:
Sulfitos vino1.-Sulfitos: son las sales del ácido sulfuroso, unidas a diferentes metales. Se emplean como antioxidantes en la industria alimentaria, especialmente como conservantes de vinos. Mantienen el color de la comida y prolongan su vida en el expositor. Los sulfatos orgánicos pueden ser cancerígenos, y pueden desencadenar asma o reacciones anafilácticas. Aparecen en las etiquetas de muchos productos preempacados con la eufemística de que “puede contener” restos de sulfito y/o sus derivados. También aparecen como E220, E221, E222, E223, E224, E225, E226, E227 y E228.
2.-Propilenglicol: es un anticongelante (del utilizado para los coches), y se utiliza como conservante de alimentos. Se encuentra en mezclas para pasteles, aderezos de ensaladas y comidas para perros. En personas sensibles provoca sarpullido.
3.-Fosfato dipotásico: se utiliza para retrasar el crecimiento de bacterias (pesticidas y fertilizantes). Se encuentra en las bebidas de cola, y en pastas y cereales para reducir su tiempo de cocción. También recibe el nombre de sal dipotásica, ortofosfato dipotásico, fosfato de potasio, o E340.
Castoreo4.-Castóreo: es una glándula cuya secreción utilizan los castores junto con su orina para marcar territorio. Además de ser utilizada en perfumes, se utiliza como saborizante de algunos alimentos (les da sabor y aroma a frambuesa, vainilla, fresa…). Aparece en las etiquetas como “aroma natural” o “saborizante natural”.
5.- Nitrato de sodio y nitrito de sodio (Nitrosaminasas): se usa para fabricar fertilizantes y explosivos, y como solvente en la industria de la limpieza en seco. Pero también se utiliza como conservantes alimenticio y como fijador del color de los derivados cárnicos (salchichas, embutidos, panceta…). En 1970 se demostró que provoca cáncer en animales de laboratorio, por lo que también podría provocarlo en humanos. En sí mismos no son nocivos, pero se transforman en nitritos (durante la elaboración del alimento, o dentro de nuestro organismo), habiendo sido relacionado su consumo con mayores tasas de cáncer colorrectal, de estómago y de páncreas. En las etiquetas aparece como E249.
6.-Benzoato de sodio y sorbato potásico: están en casi todos los productos envasados (en el propio envase (salsas, encurtidos, bebidas gaseosas, zumos…). El sorbato potásico (E202) puede reaccionar con los nitritos causando alteraciones en espermatozoides y óvulos, y producir alergias. El benzoato sódico (E-211) puede ser cancerígeno y provoca alteraciones digestivas, alergias, trastornos hepáticos e hiperactividad en niños. En combinación con la vitamina C forman benceno, un poderoso cancerígeno.
7.-Dimetilpolisiloxano: es un antiespumante y estabilizador, derivado de la silicona, que encontramos en la comida rápida, nuggets de pollo y en los huevos. Lo incluyen en el etiquetado como E900.
8.- Mercurio: no es un ingrediente utilizado por la industria alimentaria, pero está presente en algunos pescados: pez espada, atún, jurel, caballa… Según la Agencia de Protección Ambiental de EEUU, el mercurio puede afectar al sistema nervioso, especialmente a embarazadas y sus fetos.
9.- Pesticidas y plaguicidas: utilizados por la industria agrícola para controlar y erradicar las plagas, mejorando su producción, y para proteger los productos almacenados…pero intoxicándonos a nosotros.
Colorantes10.- Colorantes artificiales: sólo sirven para engañar al consumidor, haciendo más atractiva a la vista la comida menos nutritiva… Nutricionalmente, los alimentos ricos en colorantes son clásicamente lo más ricos en grasas, calorías, azúcares y otros aditivos. Cuidado con los niños, porque sus agentes carcinógenos químicos conducen al TDAH (trastorno de déficit de atención con hiperactividad). Los más utilizados por la industria son: azul 1, azul 2, rojo 3 (E127), rojo 40 (E129), tartrazina o amarillo 5 (E-102), ácido carmínico (E120, extracto de cochinilla y otros insectos…), amarillo 6 (E110), verde 3 y colorante caramelo (E150).
Aspartamo11.- Aspartamo: se trata de un edulcorante no calórico (E-951). Deriva del ácido aspártico y la fenialanina (aminoácidos), que termina convirtiéndose en nuestro organismo en un formaldehido, carcinógeno totalmente confirmado en humanos. Se han hecho múltiples estudios que han demostrado que perjudica a personas con Párkinson, que aumenta la neurodegeneración, es especialmente dañino para diabéticos…
12.- Jarabe de maíz alto en fructosa: es un edulcorante creado a partir del almidón o fécula de maíz. Está presente en casi todos los alimentos procesados: mermeladas, zumos, refrescos, cereales, salsa de tomate, galletas, yogur, encurtidos, helados, aderezos para ensaladas… Ha sido relacionado con el aumento a nivel mundial de Diabetes tipo II. Podemos encontrarlo en el etiquetado como fructosa, sólidos de jarabe de maíz, glucosa-fructosa, azúcar de maíz o high fructose corn syrup (HFCS).
soja13.- Proteína aislada de soja y otros productos de soja: lamentablemente, casi todo lo que nos ha hecho creer la publicidad sobre la soja…es falso. El 90-95 % de la soja cultivada en EEUU, Argentina y Brasil, es transgénica, y es la soja utilizada para crear la proteína aislada de soja. Es soja diseñada para soportar dosis brutales de herbicidas. Puede encontrarse en barritas de proteínas, sustitutos de alimentos o carne, productos para hornear, cereales… Aparece en las etiquetas con múltiples nombres: bouillon, proteína vegetal texturizada… Provoca desnutrición, trastornos digestivos, desintegración del sistema inmune, trastornos reproductivos y de fertilidad… Hay que evitar los productos de soja sin fermentar, y sólo tomar soja orgánica debidamente fermentada.
GSM14.- Glutamato monosódico (GSM): se trata del aditivo “adictivo” por excelencia. Es utilizado como potenciador del sabor. Desde hace décadas se viene relacionado con cefaleas, opresión torácica, aturdimiento, molestias gástricas, obesidad (incrementa la voracidad e impide el buen funcionamiento de los mecanismos inhibidores del apetito… todo un bombazo para la industria alimentaria…). Es un veneno para los niños: autismo, hiperactividad… Se han hecho tantos estudios que muestran su toxicidad, y ha habido tanta lucha por conseguir su prohibición, que terminaría por aburriros si me detengo en cada uno de ellos. Para ser práctica os indico que está presente en fiambres, hamburguesas, snacks, mezclas de especias, alimentos conservados y procesados, sopas de sobre, cubitos de caldo, patatas fritas, aliños para ensaladas, condimentos para carnes, salsas… Y precisamente por la lucha que ha habido en su contra, la industria alimentaria a intentado camuflarlo con múltiples nombres en el etiquetado: E620, E621, E622, E623, E624, E625, E627, E631, E635, ajinomoto, Vetsin, MSG, gelatina, caseinato de calcio, proteína vegetal hidrolizada (PVH), proteína texturizada, glutamato monopotásico, proteína hidrolizada de plantas (PHP), extracto de elvadura, ácido glutámico, caseinato de sodio, levadura hidrolizada, extracto de proteína vegetal, semonyx, carragenano, saborizante natural, realzador del sabor…

Grasas Trans
15.- Grasas trans: son aceites vegetales hidrogenados. La hidrogenación consiste en hacer reaccionar al aceite vegetal bajo presión con gas hidrógeno a una temperatura que oscila los 120-205 grados, durante varias horas, y en presencia de un catalizador como puede ser níquel o platino. Esto da lugar a componentes nunca antes vistos, a grasas no naturales, y saturadas, que incrementan la vida útil de los alimentos que las contienen, les dan más sabor y mejor textura. Este tipo de grasas provocan daños en el sistema cardiovascular, mayor riesgo de provocar cáncer y de desarrollar diabetes tipo II, problemas óseos, desequilibrios hormonales, enfermedades cutáneas, infertilidad, problemas de crecimiento y de aprendizaje en niños…

Y ahora toca preguntarse… ¿y que como?. Es complicado… Lo ideal es hacer la compra en supermercados ecológicos, o bien en comercios locales, que nos den más seguridad al estar alejados de las grandes industrias alimenticias. Hay que intentar evitar los alimentos procesados, los precocinados, y en general la comida rápida. Conviene siempre leer las etiquetas, y al menos saber elegir el producto menos tóxico, ahora que tenéis la información.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>